Viernes, 24 de mayo

Enséñame, María Auxiliadora, a ser dulce y bueno en todos los momentos de mi vida. Ayúdame a no ser egoísta, a compartir más. Enséñame a querer a todos por igual, a ayudar, a pedir perdón, a abrazar más y a enfadarme menos.